Promateriales. Nº 104

Promateriales es un publicación mensual española, distribuida tanto en soporte físico como online, que aborda la actualidad de los materiales de construcción y la arquitectura de nuestro país. En su revista 104, podéis encontrar un artículo dedicado a nuestra Marina de Empresas así como una entrevista a Jose Martí. Aquí os dejamos un pequeño fragmento:

Entrevista a Jose Martí: 

La intervención busca aprovechar las edificaciones existentes para generar nuevos espacios, ¿cómo se consigue que un nuevo edificio se complemente con otro ya existente? ¿Hasta qué punto condicionó el resultado fina?
El proyecto de la Marina es un ejercicio de reciclaje urbano. El nuevo edificio aprovecha tres de las naves construidas para el evento que tuvo lugar en 2007, la copa América. Estudiamos las edificaciones preexistentes y detectamos que lo único que podíamos rescatar era su estructura. Nos propusimos como reto encajar el programa apoyándonos en ella, y así surgió la Marina.

¿Cómo influye el entorno en el que se localiza en la definición del proyecto?, ¿qué aspectos más destacables se han tenido en cuenta?
El edificio se ubica en un solar privilegiado, el puerto de Valencia. Se trata de una de las construcciones más cercanas al mar existentes en la ciudad y ello condicionaba la toma de decisiones. Por un lado, era imposible darle la espalda al mar. Las vistas debían ser parte de la arquitectura misma, debían enmarcarse. Con esta idea, apareció el motor del proyecto, construimos un balcón al mar. Pero por otro lado, esta ventaja resultaba un inconveniente. La proximidad al Mediterráneo comporta sufrir las consecuencias de la agresividad ambiental. El lugar influyó, sin ninguna duda, en el diseño y la elección de materiales.

¿Qué características se tienen en cuenta a la hora de plantear la construcción de una Escuela de Empresarios + Lanzadera de Emprendedores? (luz, confort acústico, distribución…)
Desde un principio, una de nuestras principales preocupaciones residió en el confort de los usuarios. Las naves de las que partíamos eran recintos herméticos, cajas cerradas de grandes dimensiones que había que transformar para dejar entrar la luz. Por este motivo, perforamos parte de la estructura e introdujimos patios que inundan las estancias interiores de luz natural.
La acústica era otra de nuestras preocupaciones, tanto en las aulas de enseñanza de EDEM como en los espacios de trabajo de Lanzadera. Teníamos que crear estancias donde trabajar resultase placentero. Las grandes luces nos condicionaron la utilización de materiales flexibles y el tiempo ajustado de ejecución (1 año) nos obligó a utilizar sistemas estandarizados de rápida implantación en obra.

Para leer el reportaje completo de ERRE arquitectura en Promateriales, podéis descargar el siguiente PDF. También podéis encontrar la versión digital del número 104 al completo en aquí.



Otros proyectos Despedimos el 2016